CON UÑAS Y DIENTES

LOS DESORDENES DE LA ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR DESDE EL PUNTO DE VISTA EVOLUTIVO 

Los desordenes relacionados con las articulaciones temporomandibulares afectan a un 25% de la población. Son un grupo de patologías que inciden sobre los músculos masticatorios,  la articulación Temporomandibular o estructuras relacionadas. Se expresan como dolor, crujidos articulares, y en general con sensibilidad tanto muscular como articular.

Es posible que algunos de estos desordenes mandibulares, sobre todo los que consisten en el apretado y rechinado de los dientes generando pérdida del esmalte y afilado de los dientes, puedan constituir una adaptación evolutiva. A lo largo del paleolítico inferior, esas conductas servían para fortalecer los músculos temporales y maseteros y para afilar los dientes, lo que posibilitaba unas mordidas fuertes, profundas y, en caso de pelea, letales. En situaciones de amenaza, contar con una dentadura fuerte y afilada era una ventaja a la hora de luchar y sobrevivir. Además, antes del descubrimiento del fuego, tener fuertes los músculos masticatorios era una ventaja para la alimentación.

Durante la  evolución del género homo hubo épocas caracterizadas por enfrentamientos violentos entre clanes y también dentro del propio clan. En algunos esqueletos del paleolítico aparecen marcas de dientes lo que parece indicar la posibilidad de mordiscos humanos, los cuales son de los más peligrosos por nuestra peculiar flora oral. Las muertes por infección después de la pelea o de la batalla eran numerosas.

images

Los centros nerviosos responsables de las conductas de apretado y rechinar de los dientes se encuentran en el tronco cerebral, el área más antigua de nuestro cerebro, también conocido como cerebro reptil. Nuestro cerebro reptil es reactivo, responde a sensaciones de todo o nada y está programado para proteger y preservar la vida. Por lo tanto interviene en las conductas relacionadas con el miedo, la lucha, la huida o el sexo.

En el tronco cerebral están los centros que controlan la activación del cerebro, la respiración, la frecuencia cardíaca o el vómito, por ejemplo. Algunos de estos centros se activarán ante la percepción de amenaza en el territorio o amenaza a la integridad (al margen de que también se activará para la reproducción, si la supervivencia individual está asegurada).  Son sistemas arquetípicos que se activan cuando algo en la vida se pone alarmante o excitante y el neurotransmisor principal en esa activación es la noradrenalina. La noradrenalina promueve la respuesta de estrés en el cerebro. 

En situaciones de estrés y miedo, se activarán esas áreas del tronco cerebral y producirán los síntomas mandibulares. Podríamos decir que no hay desordenes de la ATM sin activación de los circuitos de miedo y estrés.

Es fundamental en el abordaje de los pacientes con desordenes de la articulación temporomandibular intentar saber por qué su tronco cerebral está detectando amenaza, por qué su tronco cerebral tiene miedo y se prepara para una agresión “con uñas y dientes”. A partir de aquí, la estrategia terapéutica es la de convencer al tronco cerebral de que no hay amenaza o de que la respuesta a la amenaza no pasa por afilar el “cuchillo” para pelear, típica respuesta de lucha o huida, sino que pasa por otra respuesta, que la psicóloga Shelley Taylor, de la UCLA, llama “cuidar y ofrecer amistad”. Esta estrategia viene determinada por el control de las estructuras superiores cerebrales (cerebro mamífero y neocortex) sobre el tronco cerebral. Son los lóbulos frontales los que deben reconfigurar esas experiencias previas de lucha y huida generando nuevas estrategias.

Durante el apretado de los dientes existe un aumento del flujo sanguíneo a las áreas frontales y al hipocampo. Esto podría tener que ver con esa necesidad de aprender de la experiencia para ofrecer nuevas oportunidades conductuales.

Lecturas recomendadas:

Entrada de Blog: Reptiles y reptilianos. Paco Traver

The clenching-grinding spectrum and fear circuits disorders: clinical insights from the neuroscience/paleanthropology interface.  Bracha y col.

A systematic review of the effectiveness of physical therapy interventions for temporomandibular disorders.  McNeely y col.

Libro: ¿Por qué las cebras no tienen úlcera? Robert M. Salposky

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Fisiosofía

Un lugar para los amantes de la fisioterapia

Anjum Sultana

Physical therapy, exercise and health

The Sports Physio

Simple, practical, honest advice

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Physiotherapyscience

Fisioterapia y dolor

Carlos López Cubas

OSTEON Alaquàs Centro de Fisioterapia

Pensamiento Crítico en Fisioterapia

Eduardo Fondevila - Fisioterapeuta, MSc

Soy Paciente de Samu

Blog donde encontrarás preguntas e inquietudes que me plantean mis pacientes sobre su dolor

Carlosesmifisio

Mi modesta y honesta aportación a la fisioterapia y a mis pacientes, por Carlos Junquera Pérez

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

Fisioterapia y Fútbol

Fisioterapia Brain-On by Javier Trujillo

Descubre Veterinaria Natural

Medicina con sentido por Javier Rocha

Zac Cupples

Become the Best You

fisioterapiavicentelozano

fisioterapia, miofascial, osteopatia y neurorehabilitación

edupain

Avances en neurociencia aplicados al tratamiento del dolor crónico.

Atelier Joyas

En torno a la joyería

A %d blogueros les gusta esto: